Katherine Johnson: una niña a la que le encantaba contar que se convirtió en la mujer que mandó a un hombre a la Luna.

Katherine Johnson: una niña a la que le encantaba contar que se convirtió en la mujer que mandó a un hombre a la Luna.

Katherine Johnson vivió una vida extraordinaria. Nacida en 1918 en White Sulphur Springs, Virginia Occidental, creció teniendo siempre unas notas muy superiores a las de sus compañeros. Sobresalió siempre en el campo de las matemáticas, y se graduó de Matemáticas en 1937, siendo la primera de su promoción, con solo 18 años. A continuación, comenzó a dar clase en un colegio negro, y, cuando el estado decidió integrar sus sistema educativo, se convirtió en una de los tres únicos estudiantes negros en Virginia Occidental en estudios de posgrado, estudiando lo que sería equivalente hoy a un máster en Matemáticas en la Universidad de Virginia Occidental.

 

En 1952, un familiar le propuso que solicitase una de las plazas vacantes en la sección de computación en el laboratorio Langley, dirigido por Dorothy Vaughn, y perteneciente a la NACA, que se convertiría en la NASA tras el lanzamiento del satélite soviético Sputnik en 1957. En la NASA, Katherine hizo análisis de trayectorias para la misión Freedom 7 de mayo de 1961, en la que Alan Shepard se convirtió en primer astronauta estadounidense. En ese momento, Katherine había hecho ya historia, al ser la primera mujer en la división de Análisis del Vuelo en recibir crédito como la autora de un informe. Dicho informe, en el que Ted Skopinski fue coautor, definió las ecuaciones que describen un vuelo orbital en el que se especifica el lugar de aterrizaje.

 

En 1962, mientras la NASA preparaba la misión orbital de John Glenn, éste llamó personalmente a Katherine para que ella recalculase y comprobase las trayectorias que un ordenador ya había calculado. Huelga decir que el la misión fue un éxito.

 

Sus cálculos fueron también determinantes para la misión lunar del Apolo 11 en 1969. Por sus increíbles contribuciones a la exploración espacial durante sus 30 años en la NASA, el Presidente Obama la condecoró con la Medalla Presidencial de la Libertad, máximo honor civil de los Estados Unidos.

 

Artículo traducido de www.beyondcurie.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *